¿QUÉ SILLA DE PASEO COMPRAR?

Elegir una silla de paseo adecuada es, para todos los padres, una decisión muy importante. Se trata de un artículo que vamos a usar mucho y es fundamental que, tanto los padres como el niño, se encuentren lo más cómodos posibles.

kinderkraft grande silla de paseo hasta 25 kg

Por otra parte, nos aseguraremos de ir cómodos a la hora de empujar la silla. Debemos poder llevarla en una postura que nos resulte cómoda y que no nos cueste mucho empujarla ya que al peso de la silla hay que añadir el del niño, claro. Dado que vamos a empujar unos cuántos kilos también es importante tener en cuenta que cuanto más grande sean las ruedas, más fácil resultará superar bordillos, baches, etc…

Por supuesto, en esta decisión sobre qué silla de paseo comprar también habrá que valorar, y mucho,  lo cómoda que pueda resultarle a nuestro hijo. Que el asiento no sea tan estrecho que el niño apenas tenga espacio es otro punto fundamental. Como también lo es que el respaldo se pueda reclinar y abatir (la usaréis mucho para dormir al niño, os lo aseguro). Por el mismo motivo, la comodidad del niño, es bueno que esté fabricada con un tejido transpirable y no muy grueso (los padres ya solemos ponerles demasiada ropa a nuestros hijos). Y tampoco hay que olvidar que sea lavable y se quite facilmente.

Actualmente los fabricantes se están inclinando por sacar al mercado cochecitos que sirvan también como sillas de paseo. Sin embargo, por diversas razones, puede ocurrir que nos interese más comprar una silla. En general, la silla será siempre más ligera y manejable. Y también más cómoda si viajamos con frecuencia, ya sea en coche o en otro medio de transporte.

En definitiva, el consejo más importante que podemos daros a la hora de elegir una silla de paseo es que valoréis, en primer lugar, la comodidad, y en segundo lugar, el uso que vayáis a darle. Y en función de estos dos factores, elegir la silla de paseo que más nos agrade. Si aún así no lo tenéis claro podéis echar un vistazo a las mejores sillas de paseo del mercado aquí.

COMPARTE

SISTEMAS DE RETENCIÓN INFANTIL

Lo que debes saber sobre los Sistemas de Retención Infantil

Los Sistemas de Retención Infantil son la mejor forma de garantizar la seguridad de nuestros pequeños cuando viajan en coche.

Si bien es verdad que cada cierto tiempo se producen cambios en la normativa que los regula, lo cuál puede contribuir a generar cierta confusión entre los padres.

sistemas-de-retención-infantil

NORMATIVA SOBRES SISTEMAS DE RETENCIÓN

Los Sistemas de Retención Infantil se clasifican en función del peso en los siguientes Grupos:

  • GRUPO 0 y 0 +: de recién nacido hasta los 13 kg. Son los que conocemos como “maxicosi”, los cuáles deberán ir siempre colocados en sentido contrario a la marcha del vehículo para proteger mejor al bebé, y los “capazos” que deberán colocarse en posición transversal, aunque se consideran poco recomendables ya que la seguridad que pueden ofrecer en caso de accidente es más que cuestionable.
  • GRUPO I: desde los 9 a los 18 kg. Se podrán fijar en el vehículo mediante el sistema Isofix o el cinturón de seguridad.
  • GRUPO II: son los asientos o silletas para coche. Es el sistema indicado hasta los 25 kg.
  • GRUPO III: los asientos elevadores que deberemos utilizar cuando el niño sea demasiado grande para una silleta, pero aún muy pequeño para usar sólo el cinturón de seguridad del vehículo.

Una vez que el niño supera los 135 cm de estatura ya podrá utilizar los cinturones de seguridad del propio vehículo, siempre y cuando la banda del cinturón le quede a la altura correcta. Si ésta toca el cuello del menor o le pasa por debajo del mentón, deberá seguir utilizando algún tipo de elevador.

Pues bien, todos los Sistemas de Retención Infantil deberán llevar una etiqueta de homologación que garantice que cumple la normativa europea, a saber:

  • ECE R44/04este Reglamento comunitario, vigente desde 2004, establecía una serie de controles de seguridad para los sistemas de retención infantil que consistían principalmente en someter a los vehículos dotados de dichos sistemas a diversos choques para comprobar como quedaban tras los impactos. No vamos a detallar aquí todos los test, pero sólo deciros que ya eran bastante exigentes.
  • La NORMA I-SIZE que entró en vigor en 2013 y, fundamentalmente ampliaba el tiempo durante el cuál los menores debían viajar en sentido contrario a la marcha del vehículo, así como endurecía aún más los requisitos de seguridad en caso de impacto.

ALGUNOS CONSEJOS:

Ambas normativas no son incompatibles, ni la I-Size ha derogado el R44/04, sino complementarias. De tal forma, cuando vayamos a comprar un Sistema de Retención Infantil para nuestros hijos debemos asegurarnos que tenga alguna de las dos etiquetas de homologación.

Y es que, no hace falta decir, que las lesiones que pueden sufrir los menores en caso de un accidente de tráfico, pueden ser fatales. Las más frecuentes son:

  • Hasta los 2 años las lesiones más graves se concentran en el cuello, debido a que hasta esa edad toda la musculatura de la zona no se ha desarrollado por completo y la fragilidad de la columna.
  • De los 2 a los 4 años los mayores daños se suelen producir en la cabeza, especialmente por las fuertes desaceleraciones.
  • De los 4 años a los 10 son más graves las lesiones en la zona abdominal.

Por eso, la elección de una silleta o un Sistema de Retención Infantil es fundamental. En este sentido, a la hora de elegirlo debemos mirar sobretodo:

  • Que sea cómoda, lógicamente
  • Que quede bien instalada y sujeta, ya sea mediante el cinturón o con Isofix, y por supuesto
  • Que cumpla la normativa, como ya hemos visto que esté homologada por alguna de las normas mencionadas.

Si cumplen estos requisitos, los sistemas de retención pueden reducir las muertes en un 70% y las lesiones en un 90%.

A partir de aquí, la decisión es de los padres. Sois vosotros quién debéis decidir lo que más os conviene a vosotros y al peque, teniendo en cuenta vuestro presupuesto, necesidades, el uso que le vayáis a dar, etc…Por suerte, no hay que ir cambiando de silleta según crecen nuestros hijos, sino que podemos encontrar sistemas de retención que abarquen varios grupos, algunos incluso nos servirán desde que salgamos del hospital hasta que el niño y pueda viajar sólo con el cinturón de seguridad. De la misma forma, se van introduciendo avances que nos pueden ayudar mucho, como las silletas con rotación de 360º. No sólo nos permitirá orientar la silleta como marca la normativa en cada etapa, sino que, por ejemplo, nos será muy útil para atender a nuestro hijo a través de la puerta del coche.

En definitiva, la elección de silla para el coche o sistema de retención, tanto si viajamos mucho en coche como si no, es una decisión importante. Siempre que estén perfectamente homologadas podremos estar tranquilos. El resto será cuestión de gustos o de mayor o menor comodidad. 

COMPARTE

CUNA DE COLECHO ¿SI O NO?

cuna de colecho

Antes de exponer las razones por las que usar o no una cuna de colecho, deberíamos precisa qué es el colecho exactamente.

¿Qué entendemos por «colecho»?

Existe un gran debate en torno a este tema. Y también mucha desinformación. Tecnicamente, significa que el bebé duerma en la misma cama que los padres. Aunque el concepto se puede ampliar a dormir en camas contiguas o en una cuna unida a la cama de los padres o cuna sidecar.

Desde esta perspectiva es fácil dar respuesta a la siguiente pregunta:

¿Qué es una cuna de colecho?

Una cuna de colecho no es más que una cuna que tiene uno de sus laterales abatible para que, de esta forma, el bebé pueda desplazarse libremente fuera de ella hacia la cama de sus padres.

Aclarado este punto entramos en terreno más controvertido.

¿Es beneficioso para nuestro bebé?

Hay varios puntos sobre los que la mayoría de expertos parecen estar de acuerdo a la hora de establecer si este sistema es beneficioso o no, tanto para los padres como para el pequeño:

  • favorece la lactancia materna
  • aumenta el vínculo afectivo del bebé con los padres
  • por tanto, es fundamental en una crianza con apego.
  • sincroniza el sueño de los padres y el niño
  • el llanto y despertares nocturnos del bebé disminuyen.

¿Y qué recomiendan los pediatrass? La Asociación Española de Pediatría redactó en 2014 un documento de consenso con las siguientes recomendaciones:

  1. La mejor manera para que duerman los menores de 6 meses es en su cuna, eso sí, cerca de la cama de los padres. Así, se disminuye el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (S.M.S.L) hasta en un 50%.
  2. No se recomienda el colecho en los siguientes casos, ya que puede ser un factor de riesgo para el S.M.S.L:

  • lactantes menores de 3 meses
  • si se trata de bebés prematuros o que han nacido con un eso muy bajo
  • padres fumadores o que consuman alcohol, drogas, o fármacos que produzcan somnolencia

Además, para un colecho seguro, debemos observar las siguientes recomendaciones:

  • el bebé siempre debe estar acostado bocarriba
  • el colchón debe ser plano y firme
  • vigilar que el bebé no se pueda quedar atrapado en algún hueco o caerse al suelo
  • no usar almohadas, mantas con pelo, peluches u otros elementos
  • no cubrir la cabeza del bebé
  •  evitar el calor excesivo

Como vemos, los pediatras no sólo no lo recomiendan expresamente, sino que lo  desaconsejan además en ciertas circunstancias. El documento de la Asociación Española de Pediatría deja claro que la mejor forma de colecho sería lo que hemos llamado colecho parcial o en una cuna pegada a la cama de los padres o cuna de colecho (también cuna sidecar) con uno de los lados abatibles para que el bebé se pueda acercar a la madre y favorecer así la lactancia.

Si finalmente optamos por este método para dormir  con nuestro bebé, debemos saber que el mercado nos ofrece diversas opciones. Podemos optar por una cuna o minicuna de colecho, como las que os recomendamos más abajo, o por añadirle un kit de colecho a nuestra cuna para hacerla apta para el colecho. Aunque esta opción puede ser más sencila a priori, debemos contar con una cuna adecuada (en altura, que se pueda dejar un latera abierto, etc…) o de lo contrario no nos servirá.

La ventaja de contar con una cuna de colecho y no sólo con un kit para adaptar la nuestra es que, al ser regulables en múltiples alturas, generalmente siempre va a quedar a la altura justa.

Actualmente también tenemos disponibles en el mercado muchos modelos de minicunas o «cunas de viaje» que se pueden utilizar para este propósito.

Podéis ver algunas de las mejores cunas de colecho en nuestra sección de CUNAS.

COMPARTE